Detalles

Evangelismo, Evangelismo, Ministerio Joven
6 meses atrás

El Espíritu Santo está estrechamente conectado con nuestra búsqueda de la santidad. Después de todo, su nombre es Espíritu Santo, y es llamado el “Espíritu de santidad” (Rom. 1:4). Su nombre nos recuerda que Dios es santo y que es el mayor deseo de Dios transformar a los pecadores a la imagen de su propia santidad.